La Cuevas:

Malpica es fácilmente reconocible por la gran cruz que lo corona; el castillo de la Mota, por las ruinas defensivas que persisten en su cima y por la gran pared cortada en la que están situadas el conjunto de cuevas.

La autoría recaería en la población hispano-romana de esta zona (la Ciudad de Tritium Magallum y los cerros najerinos) además, cierta creencia legendaria sobre la continuidad entre la romana Tricio y la medieval Nájera.

En las crónicas najerillenses se nos cuenta como el rey Don García de Nájera, tuvo un sueño antes de la batalla de Tafalla en el que descubrió una imagen de la Virgen en una cueva, en la cual se edificó el primitivo monasterio de Nájera, de estilo románico.

Quizás la mayoría de las iglesias y monasterios que se citan fueron como la iglesia de la Cueva, humildes oratorios y uno de ellos sería las cuevas artificiales de El Castillo.

Vista de las Cuevas desde el Puente de los Soldados.
Vista de las Cuevas desde el Puente de los Soldados.

Las Cuevas artificiales comienzan a construirse a partir de las invasiones del siglo III y se generalizan en el siglo V, fueron utilizadas como refugio y realizadas al completo en torno al siglo X.

Dichas cuevas están formadas por una serie de habitaciones escalonadas en cinco alturas, solo se pueden visitar cuatro, se conducen de unas cuevas a otras.En el primer grupo lo constituye un conjunto de habitáculos que se disponen a lo largo de un corredor que reproduce la forma convexa de la peña. Altura 2,30 metros.

Interiores de "Las Cuevas".
Interiores de "Las Cuevas".

La planta del segundo se compone de una sala en profundidad, a la que van a parar espacios mas pequeños. Altura 2,10 metros.

Al tercero se accede bordeando la peña. Es un espacio central no muy definido que sirve de distribuidor a otros cuatro compartimentos. Altura 1,70 metros.

Hay duda si la cuarta galería se realizó antes o después, labrando a continuación el pozo que las une. Altura 2,13 metros.

Se hicieron para habitaciones pues en primer lugar las aberturas exteriores nunca coinciden directamente con los cubículos, con una clara idea de refugio contra los accidentes atmosféricos. Hay ranuras y orificios que permitirían, incluso, el cierre provisional de las aberturas, así se añade a su propia belleza, la de las preciosas vistas del valle, que desde sus ventanas se pueden contemplar.

Vistas del río Najerilla desde el interior de una de las cuevas.
Vistas del río Najerilla desde el interior de una de las cuevas.

Nájera en red