Alesón:

Imagen temporalmente no disponible, disculpen las molestias.
IGLESIA SAN MARTIN
FRONTON

 

Localidad de la zona de la Rioja alta, perteneciente a la comarca de Nájera, con una superficie situada a 22 km de Logroño, en dirección a Burgos, y a 4 km de Najera, su altitud es de 576 MS. En la actualidad cuenta con unos 130 habitantes.”Su gentilicio es, alesonero”.

El Alcalde que gobierna el pueblo desde hace 27 años es, Miguel Ángel García García, el cual trabaja con ilusión por mejorar el pueblo.

Queremos reflejar, entre  otras cosas ,el potencial de nuestra querida villa: tenemos en nuestro pueblo varias empresas, tuvo un convento templario y Hospital de peregrinos, fue cuna de personajes como Fray Manuel de Alesón, Petra de Irigoyen,…por la villa pasa el rió Yalde, a 10 km tenemos un pantano, tenemos una fantástica piscina, con servicio de bar, zona  merendero con mesas y cocinas para asar, también una pista para juegos, frontón cubierto ,todo esto junto al rió Yalde, bodegas, y una gente maravillosa.”Es cuestión de descubrirlo.”

En Alesón tenemos Ciberteca: Hay salas con ordenadores  para que la gente se conecte a Internet  gratis y pueda mirar su correo electrónico. En estas salas también se dan cursos para que la gente aprenda a navegar por Internet.

Como vemos hay poquitos Municipios riojanos  con Web y menos de la talla de Alesón.

El camino que nos lleva al Alto de San Antón, entre Ventosa y Alesón, hoy se nos presenta como una fecunda tierra labrada, pero fue en otro tiempo un camino de frondosos bosques de encina. Era un trayecto del cual quedaron numerosas leyendas de peregrinos asaltados por bandoleros, que en ocasiones se disfrazaban de monjes para cometer con más facilidad sus fechorías. Sin duda era lugar propicio para que se instalaran algunos protectores de peregrinos como fueron los Caballeros de la Orden del Temple, y se construyera un modesto refugio tan necesario para los caminantes. De aquel primitivo lugar de refugio se conserva un Pantocrátor en piedra del s.XII, que hoy se expone en el Museo de La Rioja. Las ruinas que hoy encontraremos pertenecen a la ermita de San Antón, ya en muy mal estado en el s.XIX. Los vecinos de Huércanos decidieron acudir en procesión a recoger y adoptar la imagen del Santo, pero la noticia llegó al cercano pueblo de Alesón, quien se adelantó en el rescate de la imagen. Hoy descansan en su parroquia la imagen de San Antón y las campanas de la antigua ermita.           

Seguimos camino de Nájera, debiendo bordear un pequeño cerro. Por estos parajes de vid, labrantío, sotos y choperas, los peregrinos italianos recordaban su hermosa Toscana. Llegamos al Poyo de Roldán, hoy coronado por una gigantesca antena de telefonía, lugar que fue testigo de otra famosa leyenda sobre el secular enfrentamiento entre el cristianismo y el Islam. Al protagonista le conocemos de gestas en tierras de Navarra, es Roldán de nuevo, el mejor de los caballeros, sobrino e hijo incestuoso de Carlomagno. En este Poyo de Roldán, o Porro dan o Podium de Roldán, aconteció un episodio que nos recordará a David y Goliat. Curiosamente la estirpe de ese mismo Goliat perdura hasta encontrarse con los ejércitos cristianos de Carlomagno, como su antecesor se encontró con el pueblo de Israel y moriría a manos del que después sería el Rey David. Varias versiones de lo acontecido circulan en la memoria legendaria, ambas cargadas de profundo simbolismo.

Farragut, gigante sirio descendiente de Goliat, defendía las murallas de Nájera al frente de los ejércitos musulmanes. Los hombres de Carlomagno mostraban su impotencia ante tan colosal guardián, que incluso era mucho más fuerte que su

Mítico antepasado. Farragut derrotó a los mejores caballeros francos que, ante las
burlas de los sarracenos, iban siendo encarcelados en su castillo. Después de tanto
 fracaso el propio Roldán, el mejor entre los mejores, salió al duelo con el gigante, pasando días enteros de combate sin que ninguno de los dos pudiera obtener la victoria. Por las noches, exhaustos, conversaban los dos guerreros, en cuyas pláticas se encendía Roldán con el propósito de convertir a Farragut a la fe cristiana. El gigante se confesó víctima de un encantamiento que sobre él había hecho un brujo musulmán, y que el poder mágico que ejercía sobre él le impedía convertirse al cristianismo, como era su íntima voluntad. Aquella magia le convertía en un ser invencible, aunque sólo su ombligo le dejaba vulnerable a la muerte. Al día siguiente empezó de nuevo la lucha, pero el astuto Roldán ya había descubierto cómo debía vencer a Farragut. En cuanto tuvo ocasión clavó su espada Durandarte en el ombligo del gigante, consiguiendo así la victoria y el rescate de los caballeros presos de Carlomagno. Dicen que el desdichado Farragut tuvo tiempo de convertirse al cristianismo antes de morir. Otras versiones de los heroicos momentos de Roldán a las puertas de Nájera proponen una historia similar. Parece ser que desde este lugar Roldán podía ver al gigante Farragut sentado plácidamente y seguro de sí mismo a la puerta de su castillo. El sobrino de Carlomagno lanzó una piedra, que pesaba dos arrobas, con una milagrosa fuerza, acertando en la frente del monstruo y venciéndole de este modo. Ambas versiones garantizan el éxito del cristianismo sobre las fuerzas paganas.
El camino sigue avanzando entre viñas y campos de labor, con la Sierra de la Demanda al sur oeste y presidiendo el paisaje en la lejanía el pico de San Lorenzo, el más alto de Castilla (
2.260 m), nevado gran parte del año. Antes de entrar en Nájera dejamos Alesón a la izquierda, que a muchos peregrinos franceses les evocará su Alesón, patria de Santa Teresita del Niño Jesús   .

Desde este punto deseamos reflejar el arduo trabajo de un equipo de personas que finaliza el Campo de Trabajo dedicado al desbroce y desescombro del hospital de San Antón. Todos sabemos que este paraje es muy querido sobre todo por los mayores de la villa de Alesón. También se ha podido apreciar  las ruinas después de retirar con un riguroso seguimiento arqueológico según nos cuenta Pilar Pascual, responsable del equipo humano. Según cuenta la leyenda los peregrinos que seguían el camino francés se encontraban con el Hospital de San Antón, de la orden de los antonianos, cuya misión era precisamente el auxilio de aquéllos. La disolución de la orden a fines del siglo XVIII y los efectos de la Desamortización de Mendizábal en 1835, consagraron su ruina definitiva. No obstante, aún se observan los restos de la planta de aquella impresionante construcción aproximadamente del siglo XIV, los conservados (p.e. en Castrogeriz) son de esta fecha, a pesar de que
la fundación se remonta al año 1146 bajo el patrocinio del rey Alfonso VII.

En Alesón, por el Camino de Santiago, los caminantes tuvieron asistencia en pequeños refugios y ermitas. Desde este punto deseamos reflejar el arduo trabajo de un equipo de personas que finaliza el Campo de Trabajo dedicado al desbroce y desescombro del hospital de San Antón. Todos sabemos que este paraje es muy querido sobre todo por los mayores de la villa de Alesón. También se ha podido apreciar  las ruinas después de retirar con un riguroso seguimiento arqueológico según nos cuenta Pilar Pascual, responsable del equipo humano. Según cuenta la leyenda los peregrinos que seguían el camino francés se encontraban con el Hospital de San Antón, de la orden de los antonianos, cuya misión era precisamente el auxilio de aquéllos. La disolución de la orden a fines del siglo XVIII y los efectos de la Desamortización de Mendizábal en 1835, consagraron su ruina definitiva. No obstante, aún se observan los restos de la planta de aquella impresionante construcción aproximadamente del siglo XIV, los conservados (p.e. en Castrogeriz) son de esta fecha, a pesar de que la fundación se remonta al año 1146 bajo el patrocinio del rey Alfonso VII.
Como anécdotas, en estos hospitales de la época, se realizaba la cura del llamado mal de fuego o fuego de San Antón, enfermedad muy extendida en la Edad Media, que devoraba las entrañas o producía gangrena en las extremidades; se originaba por comer cereales afectados por el cornezuelo, un hongo que se desarrollaba sobre todo en el centeno. Los frailes atendían a los afectados por este mal e imponían a los peregrinos la Tau (especie de escapulario con la forma de esta letra), como signo de protección contra los peligros del camino.         

AÑO 1360------Fue Alesón protagonista  en las luchas por el trono entre Pedro I "el Cruel" y su hermano bastardo Enrique de Trasmatara acaecidas en la vecina Nájera en los 60 del siglo XIV, por entonces -aunque ya había perdido su calidad de corte de reyes- plaza principal de la península cristiana. Fue en Navarrete donde el Príncipe de Gales o "Príncipe Negro", aliado del rey Pedro, veló armas y dató la correspondencia que cruzó con Enrique  de Trasmatara antes de la batalla. En vez de esperar en la fortaleza, el ejército del usurpador, acuciado por la impaciencia de este, salió a los campos de Huercanos y Alesón, siendo  aplastado por los leales a Pedro I.

Nájera en red